Son principios del voluntariado:
Respeto a Dios y los principios cristianos. Gratuidad en el servicio.

Igualdad de derechos y obligaciones.
Respeto a la ley, los estatutos y reglamentos
Respeto a la persona humana.


Participación democrática en las deliberaciones y decisiones.
Responsabilidad y cumplimiento en las actuaciones, obligaciones y servicios.
Adquirir bienes propios, para que nuestra caridad no sea la caridad ajena.


Ausencia de cualquier discriminación política racial o económica.
Respetar las decisiones jerárquicas de la entidad y sus órganos.